Un equipo de investigadores norteamericanos, formado por miembros de la Universidad Carnegie Mellon y de la Universidad de Minnestota, ha creado el primer brazo robótico capaz de ser controlado por la mente sin necesidad de implantes cerebrales invasivos.

Mediante una interfaz BCI (Brain-Computer Interface), se ha conseguido que el brazo robótico pueda rastrear y seguir el cursor de una computadora de forma constante.

Aunque puede parecer algo simple, este avance da pie a continuar investigando la forma de poder controlar herramientas neurorobóticas sin necesidad de implantes cerebrales invasivos, que hasta ahora era lo habitual.

Si quieres saber más:

Valora este articulo:

(No se ha valorado)

Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

deja tu comentario