Inmersos como estamos en la era del Big Data, es un buen momento para pararse a reflexionar y poner orden a las ideas vinculadas a esta gran masa de información que nos abruma continuamente. Big Data es un término que describe el enorme volumen de datos que, día a día, fluyen a través de Internet y posibilitan el uso de las nuevas tecnologías. Estos datos deben ser tratados y filtrados para resultar útiles y entendibles. De poco nos sirve afrontar una gran ola solamente con un tablón de madera, necesitamos ordenar los tablones para crear un barco que sea capaz de navegar, o mejor aún, surfear esta ola para sacar de ella el máximo rendimiento. En este punto es donde entra el Smart Data, para poner orden a algo grande, confuso y en apariencia caótico.


Big Data - Smart Data
El Smart Data, permite interpretar la gran cantidad de información que ofrece el Big Data

Smart Data para pasar de cantidad a calidad


Cuando hablamos de Big Data, solemos relacionarlo con las ideas de conocimiento, predicción, análisis e incluso poder. Pero la realidad es que tener acceso a esta gran fuente de datos, no nos deriva directamente a ninguno de estos conceptos. No sin un orden previo que nos permita discernir la información relevante. Tener acceso al Big Data es como tener la llave de una gran biblioteca en la que sus libros no están ordenados ni contienen información en su lomo.

El Smart Data es la capacidad de reunir datos de forma selectiva y de establecer estrategias personalizadas basadas en el uso inteligente de estos. Para lograr los objetivos de las empresas relacionados con el análisis de datos propios y ajenos, son necesarias distintas herramientas y unos conocimientos concretos. En este sentido, los analistas de datos se erigen como un perfil profesional imprescindible en las empresas, ya sea formando parte del propio equipo o como servicio externo a la organización. Una correcta gestión de los datos nos dará las claves para tomar las mejores decisiones estratégicas, descubrir nuevos nichos de mercado y fidelizar a nuestros clientes de un modo win-win.

Una vez analizados los datos, obtendremos muchas conclusiones que nos permitirán conocer mejor a nuestra audiencia, sus hábitos y su comportamiento. Pero para estar en primera línea y competir con las empresas punteras de nuestra competencia, debemos ir un paso más allá y adelantarnos a las necesidades de nuestros clientes. En las rutinas diarias las personas asumimos distintos roles en función del ambiente y del momento. No actuamos (ni consumimos) de igual modo cuando estamos frente a una pantalla que cuando tenemos un día libre. Mostramos distintos rasgos de nuestra personalidad en función de si estamos con la familia o con amigos.


los analistas de datos se erigen como un perfil profesional imprescindible en las empresas
Contar con un servicio de análisis de datos externo, es una solución viable y necesaria para muchas empresas

Un paso más en la relación empresa-cliente


Hasta ahora, el marqueting y la publicidad han explorado el comportamiento de sus clientes potenciales en determinados ámbitos. Ahora, con más datos que nunca en la historia de la humanidad, disponibles en las nubes de datos, y con las posibilidades que ofrecen Smart Data y la Inteligencia Artificial, se abren nuevas vías para conocer a nuestra audiencia con mayor profundidad, y lograr impactar en ella de una forma más eficiente. Ya no se trata de convencer e insistir para que te compren, sino de conectar y transmitir nuestro potencial como socios o partners dispuestos a aprender juntos y compartir experiencias.

En un mundo hiperconectado, el gran reto actual es analizar más rápido que los demás. Esto supone estar un paso por delante que nuestra competencia y gozar de una mayor capacidad de conexión (y por ende, mayor capacidad de generar transacciones) con nuestra audiencia. Las tendencias punteras que probablemente, forzarán a los analistas de datos a renovarse o morir en los próximos años, son la computación cuántica y el análisis de datos en tiempo real.

Una vez estas tecnologías se implementen de manera óptima en los métodos de análisis del Big Data, será posible realizar predicciones mucho más exactas de tendencias y hábitos de consumo, teniendo en cuenta la infinidad de factores que influyen en nuestro comportamiento en el día a día. Quien tenga acceso a esta información y sepa interpretarla y crear estrategias acordes a ella, gozará de una situación claramente ventajosa frente a su competencia.


Como reza el refrán, la información es poder. Pero a estas alturas del siglo XXI, se podría actualizar de la siguiente manera: El Big Data es información, el Smart Data es poder.




Descubre la situación real de tu marca y la de tu competencia
Descubre la situación real de tu marca y la de tu competencia con Gaea Smart Data

Suscríbete a las novedades de nuestro iMagazine

Suscríbete

Valora este articulo:

(No se ha valorado)

Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

deja tu comentario