La crisis causada por la COVID-19, en la que nos hemos visto obligados como sociedad a adaptarnos, a medida que vamos conociendo más sobre el virus SARS-CoV-2, ha traído nuevas formas de llegar al público y de facilitar algunas situaciones para los clientes. El riesgo de contagio está presente en muchas acciones cotidianas que implican tener contacto físico con personas u objetos, por lo que ahora que hemos comenzado a recuperar algo de la normalidad en la que vivíamos anteriormente, algunos negocios y establecimientos están adaptando la comunicación con el cliente a esta nueva situación.

Pero antes de lanzarnos a contaros de qué va este resurgimiento en el uso de los códigos QR, ¿sabes lo que son? Seguro que más de una vez los has utilizado, pero por si acaso haremos un repaso rápido antes de entrar en materia.

La vuelta de los códigos QR

Un código QR (Quick Response o respuesta rápida), es una evolución del código de barras que permite ser leído por aplicaciones móviles específicas para este tipo de formato que utilizan la cámara del smartphone. Este código es mucho más accesible y permite contener mucha más información.

Este tipo de códigos se ha utilizado para ofrecer información al usuario en su propio dispositivo como se hace en algunos museos o monumentos, para descargar algún contenido o aplicación, o incluso para usos médicos como la iniciativa de crear pulseras para enfermos de Alzheimer con información personal en caso de perderse.

El funcionamiento es sencillo: se asocia un enlace a una página web o enlace de descarga, al que accedemos cuando leemos el código con nuestro dispositivo. De esta forma no es necesario navegar, buscar o tener que escribir nada en nuestro dispositivo para llegar ahí.

Se accede al código con nuestro dispositivo
Photo by proxyclick-visitor

Las posibilidades son muy amplias y diversas, aunque hay que destacar que la popularidad de estos códigos había caído bastante hasta ahora. Y es que, en una situación donde se evita el contacto físico con personas y otros elementos de nuestro entorno, poder acceder a cierta información desde nuestro propio dispositivo se ha convertido en algo indispensable.

Códigos QR para minimizar el riesgo de contagio por la COVID-19

Imaginemos por un momento que tenemos un negocio que requiere entregar al cliente información al momento, para poder completar una transacción cualquiera. La OMS todavía no puede asegurar que no exista riesgo de contagio por contacto con objetos, por lo que sería una imprudencia disponer de elementos físicos que hubieran sido tocados por varias personas en un corto lapso de tiempo.

Existe la posibilidad (y la obligación) de desinfectarlos, así como de limpiar de forma correcta algunas superficies, pero en algunas situaciones supone un tiempo extra y una inversión en productos desinfectantes que podríamos ahorrarnos. ¿Cómo? Mediante el uso de códigos QR.

Con un código QR podemos sustituir algunos elementos físicos que tienen como objetivo el ofrecer cierta información al cliente, como puede ser una carta de un restaurante, un folleto con precios, o las características de un producto o servicio.

Código QR en la pantalla del Smartphone

A simple vista parece sencillo, y realmente no es algo complejo, pero sí hay algunos factores a tener en cuenta a la hora de crear los códigos e incluso de plantearnos el hecho de involucrarlos en nuestra estrategia de marketing.

Qué tener en cuenta a la hora de utilizar códigos QR en tu negocio

Como decíamos, crear el código QR es sencillo y basta con tener una URL (una dirección web) al que redirijirlo, ya sea un archivo en PDF, un correo, una página web, la tarjeta de visita, una imagen, … o lo que queramos. El mecanismo es muy simple, pero existen diferentes opciones que pueden aplicarse de formas diferentes para adaptarse a nuestras necesidades.

Para hacerlo más sencillo, os daremos algunas pequeñas recomendaciones que os ayudarán a integrar mejor esta herramienta.

Código QR dinámico VS código QR estático

Cuando creamos un código QR existe la posibilidad de que este sea estático o dinámico. Los QR estáticos se generan para un enlace determinado, y si en algún momento queremos que ese mismo código nos lleve a otro sitio, no podremos hacerlo. Siempre irá ligado a ese enlace, y como mucho podríamos cambiar el contenido al que llevara ese enlace, pero nunca la ruta en sí.

En algunos casos esto no es un problema. Si por ejemplo el código QR nos lleva a una página dentro de una web, bastaría con cambiar el contenido de esa página para que ese mismo código ofreciera algo diferente.

Photo by Claudio Schwarz

En casos en los que un código nos llevara a contenidos diferentes y que estuvieran creados en espacios diferentes, tendríamos un problema.

Un código QR dinámico nos permite editarlo una vez creado, con lo que ese mismo diseño podría utilizarse para varias cosas sin necesidad de ser modificado o de crear uno nuevo.

A simple vista se aprecia que los códigos QR dinámicos ofrecen una mayor flexibilidad, además de otras características como la obtención de datos de uso y analíticas con las que evaluar los resultados.

¿A dónde tiene que llevar mi código?

¿Ha de cargar un archivo directamente o es mejor que lleve a la web? La respuesta es: depende. Si tienes un restaurante y digitalizas tu carta, seguramente te interese que el cliente acceda rápidamente a este contenido.

Ahora bien, este contenido puede estar alojado en una página de tu web, en la que si además ofreces otro tipo de contenido como un blog con recetas o información sobre la historia y el equipo del local, te interesa que el usuario pase un tiempo navegando por la web del restaurante, a parte de ver el menú solamente.

Todo depende de lo que quieras obtener con esta acción: si simplemente es informar, por usabilidad llevaremos al cliente directamente al contenido con la menos cantidad de pasos posible. Si además quieres que el código QR forme parte de tu estrategia de marketing, podemos llevarle a nuestra web e incitar a que navegue por ella, o que visite nuestras redes sociales, o se suscriba a nuestra newsletter o dejen sus datos para estar al día de las novedades.

En cualquier caso, lo más importante es el objetivo principal por el cual creamos el código, y no podemos dificultar en ningún momento este objetivo para el usuario.

Recuerda también que si tu enlace lleva a contenido en formatos muy pesados o a webs lentas, puede tardar demasiado en cargar y hacer que el usuario desista. Está demostrado que las páginas que tardan muchos segundos en cargar no gustan a los usuarios, y tampoco a Google que las indexará peor. No pierdas de vista la estrategia SEO aunque estés llevando a los usuarios a tu web a través de un QR.

¿Para qué quiero obtener estadísticas de mi código QR?

Por el mismo motivo por el cual queremos obtener estadísticas de todo lo que sea medible: para conocer mejor a nuestro público y nuestros usuarios. Esto quizás no podamos aplicarlo a cualquier tipo de negocio o a cualquier acción, pero si ponemos un código QR que llevara al cliente a valorar la experiencia en el restaurante, o a suscribirse a la newsletter, sería interesante valorar el impacto real de esta acción.

Hay diferentes métricas del QR que pueden ser útiles: la fecha en la que se ha escaneado el código, el lugar (si tenemos varios establecimientos), datos demográficos si tienen su información pública (edad, sexo), navegador, sistema operativo, etc.

En función de nuestro negocio quizá podemos obtener de forma sencilla información relevante sobre nuestro público, así que es una característica a tener en cuenta cuando busquemos herramientas para crear nuestros códigos.

¿Para qué puedo utilizar un código QR en mi negocio?

Lector de QR con smartphone

Como ahora son los negocios de restauración que han puesto de moda de nuevo los códigos QR, estas aplicaciones de a continuación nos basamos en este sector, pero si tu negocio es otro, puedes aplicarlo también para tu negocio, porque en definitiva, un QR generado por ti mismo de forma fácil lo puedes utilizar para cualquier cosa que ofrezcas y que te encuentren a un solo toque de pantalla.

  1. Para presentar promociones y ofertas a tus clientes. Es el caso más común, si fuese un restaurante tu negocio, podrías ofrecer tu carta o menús en nuevos espacios, desde lugares físicos, como puede ser a la entrada del restaurante, en cartelería, en folletos, tarjetas, página de revistas, splits …. Y además luego estos se compartan, ya de paso, con suma facilidad en las Redes Sociales o por mail, todo con el objetivo de fidelizar a tus clientes para que vuelvan y vuelvan. También se hace desde tu web, añadiendo una landing page extra que puedas ir actualizando tu mismo con las nuevas ofertas. Esta página tiene una URL fija y asociada a su QR, y con solo captar la imagen desde el móvil, en un clic se acceda a más información de la oferta del restaurante.
  2. Para mostrar la carta o menú de tu restaurante.   Desde la mesa del cliente, puede haber una hoja con los diferentes QR que llevarán a los diferentes menús del día o bien a la carta completa, para luego hacer el pedido directamente al camarero sin necesidad de esperar a que le traigan la carta. De esta manera se agiliza la recogida de pedidos. Además, puede haber completa información de la composición de los platos si se desease. Para ello, los platos, el menú o carta deberá estar subida en alguna sección de la web del cliente, en una URL con cada información, para generar el QR fácilmente. La persona encargada del restaurante puede luego hacerlo de forma muy sencilla, una vez implementado.
  3. Para invitar a tus clientes a degustaciones o eventos especiales con solo enviarles un código QR y pueden luego saber más.
  4. Realizar encuestas de satisfacción, y ofrecerles algo a cambio de su colaboración. Esta la puedes dejar en la mesa, en vez de en papel, con simplemente un QR, impreso o en vinilo, etc., que le lleva a la encuesta online.
  5. Crear tu propio canal en YOUTUBE, y cada vídeo del restaurante, enlazado a un QR, así los clientes del restaurante también pueden verlo mientras esperan que traigan sus platos.
  6. Para pagar desde el móvil. Los clientes del restaurante pueden pagar el importe desde su móvil, escaneando un QR que tendría el ticket que les deja en la mesa el camarero.
  7. Para mostrar todas las opciones de servicios. Se podría mostrar fácilmente fotos de la mejor selección de bebidas, alimentos y platos con solo integrar una galería de imágenes o una página /URL para cada información, así crearemos un código QR fácilmente.  Cada foto puede incluir títulos donde se puede leer sobre los platos mientras vayan deslizándose por la galería para explorar el menú o carta.
  8. Para mostrar la red WiFi de nuestro local. Es una pregunta habitual que muchos clientes hacen: «¿Cuál es el wifi y la contraseña?». Puedes ofrecer esta información de forma sencilla mediante un código QR.

Hay tantas formas de utilizar los códigos QR como desees. Solicítanos más información y según tus necesidades te concretaremos mejor una valoración económica. Todo dependerá de las horas a emplear y si hay que crear materiales nuevos.

Herramientas para crear códigos QR

Existen varias opciones para crear códigos QR de forma sencilla y gratuita, aunque sus opciones son limitadas y van a requerir de una mayor implicación por nuestra parte. En este mismo artículo hemos hablado sobre las diferencias y características de los códigos QR estáticos y dinámicos. La mayoría de herramientas gratuitas solo ofrecen la posibilidad de crear códigos QR estáticos, por lo que tendríamos que adaptar nuestra estrategia a sus limitaciones.

Todas estas herramientas permiten crearlos en diferentes formatos como PNG, PDF o vectorial.

Si pese a esto sigues interesado en utilizar herramientas gratuitas, a continuación te presentamos algunas para que pruebes y decidas cuál es la más adecuada para tu negocio:

QR Code Generator

QR Code Generator ofrece muchas posibilidades para crear nuestro código QR con tres opciones diferentes: gratuita, mediante registro o de pago.

Permite crear códigos en función de nuestro objetivo: así podemos crear un código que vaya a un perfil de Twitter, que nos lleve a un archivo MP3 para reproducir en nuestro dispositivo, que envíe un mail, o que redirija a un contenido concreto en varios formatos (texto, imagen…).

La opción gratuita ofrece algunos marcos diferentes que incluyen call to actions, pero si escogemos la versión de pago o registro se irán ampliando, permitirán insertar el logo de nuestro negocio, y otras opciones.

También podemos personalizar la forma y los colores, pero para esto último es importante que nos aseguremos que la impresión es de buena calidad para que no haya problemas al escanearlo.

Visita la web de QD Code Generator

Unitag.IO

Unitag es generador y también lector de códigos. Su versión gratuita es bastante limitada, pero si solo necesitamos crear algunos códigos sin demasiada personalización será suficiente.

La personalización de los códigos está disponible desde la versión gratuita en adelante, pero no la máxima resolución a la que podremos crearlo, por lo que es importante asegurarse de que los códigos son legibles especialmente si hemos cambiado su forma o color.

Las versiones de pago sin embargo aumentan las posibilidades y permite pasar de los estáticos a los dinámicos, añadiendo estadísticas para medir el impacto y uso de los códigos generados, redirecciones específicas, y otras funciones.

Accede a Unitag.IO

QRCode Monkey

Esta opción es totalmente gratuita, aunque sigue ofreciendo una gran variedad de opciones de personalización. ¿La pega? No hay opción para crear códigos dinámicos, por lo que no es una herramienta para todo el mundo.

Tampoco ofrece estadísticas como sí encontramos en las versiones de pago de otras opciones, pero si buscamos un generador sencillo, para códigos estáticos, y con bastantes opciones de personalización en cuanto a diseño, resolución y formato (.png.jpg.gif o .svg ), quizás te interese probarlo.

Prueba QRCode Monkey

QR Stuff

Otra herramienta gratuita, que amplía sus opciones mediante una versión de pago, es QR Stuff. Lo que convierte a QR Stuff en una herramienta a tener en cuenta es la posibilidad de crear códigos dinámicos sin necesidad de versión de pago aunque están limitados a 50 lecturas.

Igual que las anteriores herramientas, QR Stuff ofrece muchas posibilidades diferentes tanto para personalizar los códigos (tamaño, forma, color, formato, logo), como de objetivo (SMS, redes sociales, página web, etc.).

La versión de pago amplía las opciones, añadiendo características interesantes como lecturas ilimitadas, edición de códigos, descarga de informes y mucho más.

Visita la web de QR Stuff

Prueba tus códigos con estos lectores de QR

Aunque muchos dispositivos móviles ya incorporan de serie un lector de códigos QR, puede que el tuyo no sea uno de ellos o quizás quieras probarlos con alguna otra app. Para que puedas probar los códigos que tú mismo has creado, y veas el resultado y que funcionan a la perfección antes de imprimirlos, te mostramos algunas apps de lectores QR.

Hay que tener en cuenta que son aplicaciones con un objetivo muy específico y con un funcionamiento muy sencillo, por lo que no hay mucho que explicar sobre ellas más allá de diferenciar el sistema operativo sobre el que funcionan.

Android

iOS

Los dispositivos Apple tienen un sistema operativo cerrado y único, por lo que todos traen de serie un lector de códigos QR. Aun así, aquí van algunas opciones alternativas:


¿Necesitas ayuda para diseñar tu estrategia de marketing con códigos QR?

¿Por qué no te pones en contacto con nosotros? Somos especialistas en marketing digital y podemos ayudarte a mejorar y llevar a cabo diferentes estrategias para que consigas cumplir tus objetivos.

Haznos una llamada, escríbenos o chatea, aquí abajo verás el símbolo de Whatsapp.

Contacta con nosotros!

Valora este articulo:

(No se ha valorado)

Cargando…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

deja tu comentario