Busca en nuestro iMagazine

Buscar frase

Citas y frases de formación

Los seres humanos adquirimos los conocimientos de diferentes formas, y estos se clasifican en función de esa procedencia y según cuál es su objetivo o cómo vayamos a usar ese conocimiento, este puede ser: CIENTÍFICO (se basa en el análisis, observación y experimentación); EMPÍRICO (las vivencias propias); FILOSÓFICO (documentación y razonamiento ordenado); INTUITIVO (se involucra la razón y la consciencia); LÓGICO (entendimiento de las ideas con coherencia).
En esta categoría, hemos clasificado para ello todo lo que tenga que ver con los datos, el análisis, la formación, el aprendizaje, los libros, experiencias, competencias, metodologías y la observación.

Invertir en conocimientos produce siempre los mejores beneficios.

La educación es lo que queda una vez que olvidamos todo lo que aprendimos en la escuela.

La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo.

No es lo que cuesta el libro, es lo que te costará si no lo lees.

Las únicas industrias que funcionan bien son las industrias que se encargan de la capacitación. Los japoneses, ya sabes, asumen que cuando llegas por primera vez a trabajar no sabes absolutamente nada. La escuela no es una preparación para el trabajo y nunca lo fue.

La suposición correcta es que lo que las personas han aprendido a los veintiún años comenzará a volverse obsoleto cinco o diez años después y tendrá que ser reemplazado, o al menos renovado, por nuevos aprendizajes, nuevas habilidades, nuevos conocimientos.

El conocimiento debe mejorarse, desafiarse y aumentarse constantemente, o desaparece.

Nadie aprende tanto sobre un tema como quien se ve obligado a enseñarlo.

Para las empresas, lo más importante es cambiar el modo de aprendizaje. En medio de la crisis, esto requiere una mentalidad creativa y fomentar una cultura del “querer aprender

La función del enseñante ya no es dar el conocimiento, sino dar las razones por las que conviene aprender. La información está ahí. El profesor sirve de guía para identificar qué vale la pena aprender, y, más aún, cuáles son las buenas fuentes. O sea, sirve de guía para construir tu «trayectoria de aprendizaje», que, tarde o temprano, acabará siendo totalmente personalizada.