Busca en nuestro iMagazine

Buscar frase

Citas y frases de conocimientos

Los seres humanos adquirimos los conocimientos de diferentes formas, y estos se clasifican en función de esa procedencia y según cuál es su objetivo o cómo vayamos a usar ese conocimiento, este puede ser: CIENTÍFICO (se basa en el análisis, observación y experimentación); EMPÍRICO (las vivencias propias); FILOSÓFICO (documentación y razonamiento ordenado); INTUITIVO (se involucra la razón y la consciencia); LÓGICO (entendimiento de las ideas con coherencia).
En esta categoría, hemos clasificado para ello todo lo que tenga que ver con los datos, el análisis, la formación, el aprendizaje, los libros, experiencias, competencias, metodologías y la observación.

Solo vives una vez, pero si juegas bien tus cartas, una vez es suficiente

No lo habría visto si no lo hubiera creído.

Mi destino ya no es un lugar, sino una nueva forma de ver

Marcel Proust

El verdadero acto del descubrimiento no consiste en salir a buscar nuevas tierras, sino en aprender a ver la vieja tierra con nuevos ojos.

Marcel Proust

Reinventarse no quiere decir convertirse en alguien distinto a quien se es, sino sacar a flote nuestro verdadero SER. Es en este nuevo espacio de posibilidades donde afloran la creatividad, la sabiduría y la energía que transforman por completo nuestra experiencia, trayendo una mayor serenidad, ilusión y confianza a nuestras vidas. Está en nosotros, en el ejercicio de nuestra libertad personal, hacer elecciones que paulatinamente nos lleven a transformar nuestra forma de mirar.

Lo que necesitamos, por tanto, no es más o menos dirección. Lo que necesitamos es una dirección frente que dé la bienvenida al cambio., a la duda, a lo contradictorio; una dirección que no perciba lo individual como una amenaza, que valore a las pesonas autoresponsables y que conciba la inseguridad como una oportunidad. Necesitamos una dirección de adultos y hecha por adultos; una dirección que se preocupe por el equilibrio entre dar y el recibir, que tome en serio al otro, planteándole exigencias y confiando en su capacidad para satisfacerlas; una dirección que reclame el cumplimiento de lo acordado, que sea coherente y se comunique cara a cara. Una dirección muy exigente, en los dos sentidos de la expresión: muy exigente con los colaboradores y consigo misma; una dirección que afronte sus responsabilidades, sin abdicar con escándalo de su tarea dejándola en manos de herramientas aparentemente objetivas.

Hay tres tipos de empresas: las que hacen que las cosas sucedan; los que ven suceder las cosas; y aquellos que se preguntan qué ha sucedido.

Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces, pero no hemos aprendido el arte de vivir juntos, como hermanos.

Es por la lógica que probamos, pero por intuición que descubrimos.

El análisis puro pone a nuestra disposición multitud de procedimientos cuya infalibilidad garantiza; nos abre mil caminos diferentes en los que podemos embarcarnos con toda confianza; tenemos la seguridad de que no encontraremos obstáculos; pero de todos estos caminos, ¿cuál nos llevará más rápidamente a nuestra meta? ¿Quién nos dirá cuál elegir? Necesitamos una facultad que nos haga ver el final desde lejos, y la intuición es esta facultad. Es necesario que el explorador elija su ruta; no lo es menos para quien sigue su rastro y quiere saber por qué lo eligió.