Nunca imaginé que tener como compañía un minino me fuera a conquistar tanto. Llegó a casa por pura casualidad, hace dos años, sin haberlo planificado y sin anunciarse apenas, por pura imprevisión del destino.  

La historia de este animalito al que iban a sacrificar, me pilló preparando vacaciones de verano, me enteré de su existencia a través de una amiga, y coincidió cuando yo estaba dando vueltas a una sorpresa para el cumpleaños de mi hija. Aunque no se me había pasado por la cabeza regalarle una mascota, y menos un gato, una especie de animal que nunca me había entusiasmado mucho, la verdad, aun así, llamé a Susana, su dueña, que es otra amiga. Me contó que llevaba tiempo buscándole un sitio, me dio bastante pena su historia, resulta que su hija tenía alergia y debían a renunciar a Frida. Después de lo que me contó, no costó mucho convencerme. ¡Impacto total, cuando oí su nombre!!  Resulta que mi hija es una gran fan de Frida Kahlo, se sabe su obra, su vida, tiene álbum de sus cuadros, libros y hasta litografías e ilustraciones sobre ella, en resumen, tiene un montón de cosas sobre la gran artista mexicana. Era el destino de esta gata, su casa era la nuestra.

Frida- GaeaPeople mascota
Frida. Una gata de raza British Short Hair

Yo nunca había dejado entrar a casa ningún animal, y eso que cuando era pequeña, en mi casa habíamos tenido de todo, desde palomas, pájaros, hámsteres, gatos, perros, tortugas y hasta gallinas. Pero todo eso fue en mi juventud, en Canarias, luego de mayor, con tantos países en los que hemos vivido y luego ya asentados en Barcelona, nunca me habría visto preocupándome por mascotas de ningún tipo, ni tortugas, ni peces, ni nada de nada. ¡Lo único que nos hubiera faltado!


Cuando nos trajearon a Frida, resultó que era una preciosa gata de raza british shorthair, ¡era como un peluche! La única instrucción que nos dieron era que durante unos días la dejáramos en un solo espacio y así poco a poco iría descubriendo el resto de la casa. Con esta premisa, ese primer día, le asignamos una habitación, la dejamos allí y no se movió para nada, era como una estatua egipcia, tal cual, me imagino que estaba aterrada, así que tratamos de no perderla de vista ni un momento, no fuera a darle un ataque depresivo de algún tipo, después de no conocer otra casa en 6 años, este cambio podría afectarle.


Frida- la gata- y la @

Así que tratamos de entretenerla, le enseñamos donde le pondríamos la comida, donde estaría su arenero para hacer sus cositas. Nos habían dejado hasta un rascador y una cesta llena de cosas, ¡con set de manicura y todo, ¡aggh! Eso sí que no lo haría ni loca, no me hago ni yo la manicura, ¡como para ponerme hacérselo a la gata! Me apunté la dirección de un “centro de belleza animal” y la de un veterinario, fue unas de las primeras tareas que hicimos.


Estábamos todos preparados para recibir a Frida en casa, y luego resultó que no iba a ser tan sencillo. Los primeros días fue una una auténtica pesadilla, solo duró a la vista unas horas, en cuanto nos dimos la vuelta ¡ZAS!, había desaparecido.


Yo no lo sabía entonces, que los gatos se esconden si se sienten inseguros, pero cuando nos desapareció por días, yo realmente pensaba, que mi hija se había dejado la puerta de la terraza abierta y que la gata se había tirado a la calle. Vivimos en un ático, en un 10ª piso, o sea que por mucho que me digan que los gatos siempre caen de pie, no quería ni imaginar ir hasta la calle y ver el estado de como la encontraría. El caso es que nos armamos de valor y fuimos en su búsqueda. Hicimos una batida por el barrio, a ver si por casualidad alguien la había visto. Nada de nada. Estábamos desesperados, sobre todo mi hija y yo, llorando como desconsoladas, ¡la gata no nos había durado ni un solo día en casa! Me sentía de lo más frustrada e inútil, ¡no me sentía apta para volver tener más animales a mi cargo!


Frida- Nuestra mascota en GaeaPeople

Al final del segundo día, estaba desvelada, y me quedé leyendo sola en el salón, eran las dos de la mañana, cuando de repente, oigo un ruido y así sin más ¡veo a la gata salir debajo de un sofá! No me lo podía creer, había movido ese sofá no sé ni cuantas veces, y nunca la había visto, más tarde descubriríamos que había un hueco debajo del sofá, y allí se había metido. Fue una de las visiones más bonitas que he tenido, lo digo sin rubor alguno. ¡que mal me hizo sentir cuando pensaba que la había perdido!


Ahora, después de dos años, somos más que amigas, nos conocemos bien, soy la que más está por ella y ahora es ella la que no me pierde de vista a mí. Para mí es un ser de otro planeta. Tiene un porte que me hipnotiza, si la tengo cerca, no puedo dejar de achucharla. Se me sube a la mesa donde trabajo, y está fascinada con lo que encuentra, se rasca contra las esquinas y se acurruca luego detrás de la pantalla, ahí se queda hasta que se despereza cuando le llega la hora de comer, es como un reloj con sus rutinas, ¡y vaya, si se me pasa la hora!, me dirige una de sus miradas felinas, lo hace muy fijamente, con la intención de hipnotizarme o teletransportarme a la cocina. Y ya está, solo con una mirada así, nos mueve rápidamente a atenderla y mimarla, nos tiene a su merced, ella sabe que es igual de importante y se siente como otra “niña” de la casa.



Me gustaría saber qué piensa y cuando me mira, ¿qué ve realmente? ¿Cada maullido, de esos que hace por la noche, qué significa? No suele tener mucha prisa para nada, se mueve lentamente, a no ser que vea algo que la sorprenda, como un pájaro o algo que se mueva, o bien salta sobre el bichito que ha visto, o sale corriendo despavorida en sentido contrario, si no es de su agrado. 


Un gato tiene absoluta honestidad emocional: los seres humanos, por una razón u otra, pueden ocultar sus sentimientos, pero un gato no.

Ernest Hemingway


Frida, es un alma nocturna, duerme bastante durante el día, y por la noche, le gusta correr y saltar. Es como un reloj también por las mañanas, nos avisa de la hora del desayuno cada día, salta a la cama, y se pasea por encima nuestro, con arrumacos, haciéndonos la pelota, para que nos levantemos.   Lo malo, es que sus días laborales y festivos, tienen exactamente el mismo horario. Y el confinamiento, le ha descuadrado un poco los esquemas, no estaba tan acostumbrada a tenernos en casa tantos días seguidos, pero ahora ya se ha acostumbrado, y se turna para repartir arrumacos entre todos.


Frida-la gata- y su retrato
Frida aquí con su retrato hecho por Berta Longas. Un regalo precioso en las pasadas Navidades.

Conoce mejor que nosotros cada rincón y la capacidad de cada armario, la casa es absolutamente toda suya. Dicen que los gatos son antiestrés, reducen la ansiedad y hasta la presión arterial, pero además puedo contar que Frida es una buena guardiana, tiene muy buen oído así que nos podemos aprovechar para que además sea nuestra protectora, no me extraña que los egipcios ponían estatuas de gatos fuera de sus casas y los tenían para protegerlos de los malos espíritus.  Yo no pondría a Frida en la puerta, se me moriría de frío, la pobrecita, pero me pensaré si me compro un busto de Bastet, la diosa de los gatos, la colocaré a la entrada de casa y que nos proteja de todo mal. 


El animal que los egipcios adoraron como divino y los romanos veneraron como un símbolo de la libertad, ha mostrado en todas las edades dos características estrechamente ligadas: coraje y auto respeto.


¿Cuánto conoces sobre los gatos?

  • Si no puedes cuidar más a tu gato por lo que sea, en las ciudades siempre hay algún lugar dónde te pueden ayudar, en Barcelona tenemos un montón de asociaciones en varios barrios, y además está WE LOVE CATS, que una vez al año además organizan un mercadillo que se vende cosas hechas a mano por artesanos. Ideal para apoyar al talento local.
  • Los gatos se han convertido más populares que muchas influencers, son grandes triunfadores en Instagram y se vuelven más populares que muchas ‘celebrities
  • El negocio alrededor de los animales de compañía crece sin freno en España
  • Se ha reportado en 2019 que la cantidad de mascotas superaba a la de niños menores de 15 años en España. En España hay en torno a cinco millones de perros y más de tres millones de gatos.
  • El porcentaje de hogares que tenían, al menos, un gato como animal de compañía en 2018, según su país en la UE. Casi la mitad de los hogares en Rumanía (el 47%) tiene un gato, y en Rusia es un 39%, nuestro país vecino, Portugal también aman a los gatos, pues el 33% de sus casas, tienen algún felino. En España en cambio, el animal de compañía preferidos son los pájaros, seguido por los perros y solo en un 11% de hogares tienen al menos un gato, según datos de STATISTA
  • CES siempre está lleno de robots de todo tipo, desde uno que hace pan, hasta el perro Aibo de Sony y Buddy, el robot compañero. Este año cuenta con un gato robótico llamado MarsCat, desarrollado por la startup Elephant Robotics. Descubre más sobre los GATITOS ROBOTS. El felino biónico puede caminar, estirarse, jugar con juguetes, evitar obstáculos y morderse las uñas. También puede reconocer rostros humanos y conoce 20 comandos y frases, incluyendo «sentarse» y «venir aquí».
  • El robot Lovot de GrooveX tenía muchos fans en CES Unveiled. Si lo tuyo no son los gatos, entra en el robot compañero Lovot, que fue un éxito en CES Unveiled. Es lindo, colorido y le encanta dar abrazos o ser recogido. Además, con la cámara en la parte superior de su cabeza, Lovot se ilumina como un sistema de monitor

CryptoKitties: El juego de comercio de gatos basado en Ethereum


Y si eres de los que están siguiendo el espacio criptográfico, probablemente ya hayas oído hablar de CryptoKitties coleccionables digitales en forma de tokens no fungibles (NFT) ERC721 en la cadena de bloques Ethereum, y que con casi 100,000 propietarios de Kitty, CryptoKitties sigue siendo la aplicación no financiera más grande en la cadena de bloques Ethereum. Seguro que piensas que el «patio ahí fuera está muy chalado» pues te sorprende que personas adultas estén deselvonsando dinero tocante y sonante para intercambiar estampitas digitales de «lindos gatitos», pero si supieras que estas imágenes pueden representar otras cosas, como oro, acciones y bienes raíces, u otro activo del mundo real que puedas comprar y vender ¿que pensarías? esto es lo asombroso y muy novedoso, los mininos representan una prueba de concepto, una muestra de algunas de las posibilidades que se encuentran en la capacidad de Ethereum para tokenizar e intercambiar cosas físicas. Es esta promesa la que está emocionando tanto a la comunidad de Ethereum y así cuidan con esmero cada gato que tengan, será siempre único y 100% propiedad de su amo, no se puede replicar, quitar ni destruir.



¿Te has perdido? Las herramientas creadas por la comunidad como kittyhelper.co son la mejor manera de aprender sobre la economía de CryptoKitties. Así que anímate a una nueva aventura digital. Esto es solo el comienzo.

Sigue al día de nuestras historias, tenemos muchas y variadas.

Suscríbete

Valora este articulo:

(No se ha valorado)

Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

deja tu comentario