Busca en nuestro iMagazine

Buscar frase

Citas y frases de metas

Como bien dijo Churchill, «la actitud que tomemos ante la vida, es una pequeña cosa que marca una gran diferencia.» Hemos seleccionado muchas otras reflexiones expresadas en palabras que nos hacen pensar sobre la importancia de las cualidades y actitudes positivas, acciones o conductas, de las personas ante la vida.

Debes estudiar la jugada final antes de cualquier otra cosa.

José Raúl Capablanca ( ajedrecista cubano, tercer campeón mundial de ajedrez de 1921 a 1927)

Camina lento, no te apresures, que a donde tienes que llegar es a ti mismo.

Sé aburrido (es la única forma de trabajar). Después del «subidón creativo», la rutina y la constancia son importantes para llevar a cabo y completar aquella «gran idea» que has alumbrado. Creatividad también es restar. Para combatir el exceso de información tienes que poner el foco en lo esencial de tu trabajo, dejando fuera todo lo demás.

Entre los que no tienen objetivo, que no tienen éxito o que no valen nada, a menudo se habla de «matar el tiempo». El hombre que siempre está matando el tiempo realmente está matando sus propias oportunidades en la vida. Mientras que el hombre que está destinado al éxito es el que hace que el tiempo viva haciéndolo útil.

Mi destino ya no es un lugar, sino una nueva forma de ver

Marcel Proust

Reinventarse no quiere decir convertirse en alguien distinto a quien se es, sino sacar a flote nuestro verdadero SER. Es en este nuevo espacio de posibilidades donde afloran la creatividad, la sabiduría y la energía que transforman por completo nuestra experiencia, trayendo una mayor serenidad, ilusión y confianza a nuestras vidas. Está en nosotros, en el ejercicio de nuestra libertad personal, hacer elecciones que paulatinamente nos lleven a transformar nuestra forma de mirar.

Lo que necesitamos, por tanto, no es más o menos dirección. Lo que necesitamos es una dirección frente que dé la bienvenida al cambio., a la duda, a lo contradictorio; una dirección que no perciba lo individual como una amenaza, que valore a las pesonas autoresponsables y que conciba la inseguridad como una oportunidad. Necesitamos una dirección de adultos y hecha por adultos; una dirección que se preocupe por el equilibrio entre dar y el recibir, que tome en serio al otro, planteándole exigencias y confiando en su capacidad para satisfacerlas; una dirección que reclame el cumplimiento de lo acordado, que sea coherente y se comunique cara a cara. Una dirección muy exigente, en los dos sentidos de la expresión: muy exigente con los colaboradores y consigo misma; una dirección que afronte sus responsabilidades, sin abdicar con escándalo de su tarea dejándola en manos de herramientas aparentemente objetivas.

El análisis puro pone a nuestra disposición multitud de procedimientos cuya infalibilidad garantiza; nos abre mil caminos diferentes en los que podemos embarcarnos con toda confianza; tenemos la seguridad de que no encontraremos obstáculos; pero de todos estos caminos, ¿cuál nos llevará más rápidamente a nuestra meta? ¿Quién nos dirá cuál elegir? Necesitamos una facultad que nos haga ver el final desde lejos, y la intuición es esta facultad. Es necesario que el explorador elija su ruta; no lo es menos para quien sigue su rastro y quiere saber por qué lo eligió.

Es muy difícil fallar por completo si apuntas lo suficientemente alto.

Básicamente, nuestro objetivo es organizar la información del mundo y hacerla universalmente accesible y útil.